Burnout: un síndrome, cuestión de empresa

Cuando las cosas que se hacían con entusiasmo y claridad de mente empiezan a implicar mayor esfuerzo de concentración, y se hace necesario emplear el doble de fuerza para obtener el mismo resultado o incluso uno menor, algo no va bien. Las causas de ese agotamiento, llamado generalmente burnout, pueden ser múltiples y variadas, pero aquí nos centraremos en las que se refieren al trabajo y a las posibles situaciones de anormalidad en las relaciones del empleador-patrón y sus empleados-trabajadores.

Del burnout se suele dar cuenta, en primer lugar, el cuerpo, que manifiesta ciertos síntomas de desgaste físico y emocional como el insomnio, la carencia de energía, la reducción de los niveles de tolerancia con el error ajeno, la incapacidad para concentrarse en las tareas, especialmente en aquellas que implican una atención continua, e incluso la reducción de la atención que se presta a cuestiones importantes, incurriendo la persona agotada en distracciones constantes y en lapsus de la memoria y del lenguaje.

Acidiosos que presumen ser multitaskings

Hace años se asignó a ese estado patológico difuso con la palabra francesa, un tanto rimbombante, de surmenage, que significa fatiga intelectual crónica por exceso de tiempo dedicado a la concentración sin pausa y al estrés que esta conlleva. Otros le llaman depresión exógena (para distinguirla de posibles enfermedades mentales como las depresiones endógenas, las bipolaridades y las patologías derivadas de estados de neurosis). Antiguamente se empleó una palabra que ahora nos resulta desconocida y poco familiar: la acidia. El acidioso era la persona que presentaba una serie de síntomas perfectamente identificados por médicos y moralistas:

  • Divagación mental, es decir, distracción permanente o incapacidad de concentración, manteniendo la atención en estado permanente de latencia y perplejidad; también se manifiesta como una curiosidad malsana de estar “en todo y en nada” al mismo tiempo (disfrazada por lo general de multitasking).
  • Baja autoestima, esa tendencia a juzgar los propios actos con extrema dureza y siempre en forma negativa, llegando en ocasiones a proyectar esa negatividad en su entorno.
  • Verborrea, consistente en huir del estado de agotamiento y de sus consecuencias refugiándose en la palabrería agotadora y en ocasiones dispersa.

Las consecuencias del síndrome burnout en el mundo laboral son múltiples y las más de las veces no constituyen un síntoma patológico evidente, por lo que en no pocas ocasiones se le confunde y trata como un indicio de incumplimiento en las relaciones laborales, incluso incumplimiento injustificado, lo cual lleva a dar un tratamiento equivocado e injusto a un problema que puede preverse y solucionarse por otros medios. Este síndrome se agrava en un contexto de ciudades caóticas, relaciones interpersonales complejas, exceso de información -generalmente superficial-, exigencias laborales y deficiente alimentación o mala calidad nutricional.

Además, cuando el problema no es detectado ni atendido en los núcleos laborales por un deficiente control organizacional en las empresas, puede llegar a ser causa de conductas graves e, incluso, de conductas delictivas “culposas”, esas que generan consecuencias no buscadas, no intencionales, ni queridas directamente o de manera expresa, derivado fundamentalmente de la negligencia, falta de cuidado y falta de atención.

Por ello, conviene considerar el síndrome burnout como un “riesgo laboral y social” que debe ser atendido de manera urgente, pues si se deja pasar por apatía, indiferencia, descuido o simplemente por considerar que es un asunto que se escapa del control laboral interno en sentido estricto, los problemas que se siguen de ello no solo afectan al paciente sino también a la propia organización.

Nada de lo que se haga para prevenirlo, será demasiado

El burnout, como riesgo laboral, implica que la organización tome medidas de prevención derivadas de ese síndrome, previo a la realización de un diagnóstico que permita identificar o clasificar los niveles de riesgo y afectación a nivel de personas, data o información, procesos o subprocesos y del sistema empresarial en su conjunto, especialmente en el terreno de las relaciones laborales y atmósferas de productividad. Para ello conviene que las áreas de cumplimiento o compliance, factor o capital humano y legales, trabajen conjuntamente promoviendo acciones como las siguientes:

  • Vigilar que se cumplan efectivamente los tiempos laborales (horarios de entrada y salida), evitando caer en esa mala costumbre de algunas oficinas en las que se confunde el rendimiento laboral con el mero tiempo “presencial” del empleado.
  • Atender quejas de malos tratos de los jefes o de otras situaciones como el acoso laboral que puedan llegar a disparar estados de ansiedad o malos temperamentos que deriven en el burnout.
  • Incluir en los cuadernos y manuales de buenas prácticas corporativas y en los códigos de ética, el compromiso de los empleadores y de los directivos de las empresas de respetar el tiempo que el empleado debe dedicar al descanso, a la familia y a su persona, entendiendo que se trata no sólo de un deber ético empresarial, sino de una obligación laboral de prevención de salud mental, accidentes e incluso de posibles transgresiones legales.
  • Promover actitudes que favorezcan las relaciones positivas de trabajo como el orden, pues como decía un pensador contemporáneo, “si cuidamos el orden el orden cuidará de nosotros”. Asimismo, favorecer actividades de descanso, integración laboral, y promover actitudes positivas de afabilidad, cordialidad, respeto y aceptación en el trato interpersonal.

Estas y otras medidas de humanización del trabajo y de respeto al tiempo de las personas evitarán las consecuencias que conlleva el burnout laboral y evitarán la afectación al empleado que lo padece, apoyando indirectamente también a sus compañeros y a sus familias y, desde luego, a la propia organización empresarial. Por ello, nada de lo que se haga para prevenir este padecimiento será demasiado.

Fuente: Revista Forbes

Las claves (no tan secretas) para controlar el estrés laboral

José María Martínez Selva era catedrático de Psicobiología en la Universidad de Murcia, en España. En 2004, la publicación del libro Estrés laboral: guía para empresarios y empleados lo convirtió un referente en toda Iberoamérica. No sólo porque es capaz de explicar el tema en palabras sencillas, sino porque propone técnicas y hábitos que ayudan a enfrentar y disminuir el problema en forma concreta.

Un ejemplo: la gestión del tiempo en el trabajo. “No consiste tanto en organizarse para hacerlo mejor”, dice. “Sino en tener tiempo para el ocio, que nos va a permitir estar más contentos. Cuando estamos muy atareados no tenemos tiempo para pensar en cosas importantes y todo el mundo debería reservar un rato para meditar sobre lo que es y no es importante”. Eso, al final, se traduce en una persona feliz que trabaja mejor.

Descubre, en palabras del Dr. Martínez Selva, como entender y controlar el estrés en tu empresa.

¿Qué es el estrés?

Es un balance entre dos cosas. Los cambios, las exigencias y las demandas que vienen sobre nosotros. Y, después, el esfuerzo que hacemos por adaptarnos. Si nos adaptamos bien, no hay estrés. Si los recursos que ponemos en marcha para hacerlo no funcionan o no son eficaces y la situación se prolonga o es muy intensa, a eso los psicólogos lo llamaríamos estrés.

Descubre qué lo provoca

El estrés puede tener su origen en una multiplicidad de factores. Aún así, los médicos y especialistas están en condiciones de encontrar sus causas, que van desde condiciones físicas (de la persona o el trabajo) hasta problemas en la organización, la carga de trabajo, el nivel ocupacional o la correspondencia (o ausencia de ésta) entre lo que la persona quiere hacer y lo que efectivamente hace.

Otros factores tienen que ver con el conflicto o indefinición de roles que dejan al empleado en la incertidumbre sobre lo que se espera de él. Y también con conflictos interpersonales (al interior o exterior de la empresa). Lo primero que debes saber es qué te pasa: si estás más fatigado de lo normal, si no duermes, si te duele la cabeza o si estás más sensible de lo habitual.

Aprende a enfrentarlo

Una vez analizadas las causas, es conveniente seguir algunas recomendaciones: reducir la carga de trabajo, plantearse nuevas formas de organización y gestión del tiempo y examinar la actitud ante el empleo.

Por ejemplo, clave que logres “desconectarte” en tus horas libres o de descanso. Ahora bien, si el estrés se origina en conflictos interpersonales debes trabajar habilidades de comunicación sociales y de autocontrol. También es importante armar una red de apoyo social y hablar con personas de confianza. Otras técnicas que ayudan son la relajación y la introducción de hábitos que mejoren tu salud y, por consiguiente, tu calidad de vida.

Pero no sólo eso. El descanso y el sueño son muy importantes para encontrarse bien durante el día y rendir, no sólo en el trabajo, sino en la vida social. Para interactuar con los demás es muy importante descansar. Y la mayor parte de la gente no descansa bien. Las encuestas indican que casi dos tercios de la población dice haber tenido algún problema de sueño el último año.

Controla el estrés en tu empresa

Puedes controlar el nivel de estrés en tu organización si elevas la satisfacción laboral. ¿Cómo hacerlo? Siete consejos prácticos:

1) Mejora las condiciones de trabajo (sobre todo las físicas).

2) Reconoce los éxitos de las personas y equipos.

3) Mejora las relaciones personales entre los empleados, disuadiendo posibles conflictos.

4) Facilita la participación.

5) Evalúa las competencias y objetivos de cada persona o área en forma profesional.

6) Establece planes de carrera profesional.

7) Eleva la motivación con una buena comunicación interna, además de planes serios de retribución y compensación.

Efectos negativos en la empresa

Aunque el trato directo con los empleados ayuda, en las empresas con estructuras menos profesionalizadas son frecuentes las situaciones de “emergencia” (una máquina clave que falla o un pedido urgente que atender). Si los líderes desconocen técnicas para administrar una situación de crisis o son demasiado autoritarios, la realidad puede llevar a toda la organización al desastre.

Fuente: Revista Entrepreneur

Estas son las tres cosas en las que debes de invertir tus ahorros

Cuando comienzas a ganar dinero, lo primero que piensas es en gastarlo en lo que has deseado durante mucho tiempo. Sin embargo, es posible que tu decisión te lleve a tener un futuro incierto.

“Empieza a ahorrar desde tu primer domingo”, es la recomendación que hace José Antonio Ezquerra, director de Finamex Casa de Bolsa. Debido a que en nuestro país no existe una cultura de ahorro ni un manejo adecuado del dinero pues, según el ejecutivo, la mayoría de las personas que reciben un ingreso no piensan en invertirlo. Y en su mayoría, dimensionan la importancia de esto hasta que tienen hijos que es el momento donde ahorrar es casi imposible.

Para 2050, la mayor parte de la población que hoy es joven tendrá una edad de 80 años y es posible que no tenga acceso a un ahorro para el retiro suficiente, mientras que las instituciones podrían enfrentar una gran crisis ante la falta de recursos económicos para una pensión.

El problema se agrava cuando descubrimos que en México no existe una educación financiera, ya que hay un pensamiento basado en falsas creencias, pues la mayoría se ve alejado de los bancos y prefiere sistemas informarles, como las llamadas tandas.

Cerca de 45 millones de mexicanos no ahorra, puesto que 73% asegura que su ingreso no es suficiente para hacerlo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2014 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Asimismo, 19.8 millones de adultos ahorran de manera informal y prefieren guardar su dinero en el colchón, dice el Inegi.

Por eso, José Antonio Ezquerra nos comparte tres puntos en los que debes de invertir tu dinero desde hoy:

  • Proyectos. En este rubro entran cuestiones como viajes, estudios universitarios, autos, bienes inmobiliarios.
  • Previsión. El directivo recomienda ahorrar en caso de cualquier enfermedad o accidente.
  • Retiro. Ahorrar desde hoy te ayudará a asegurar una vejez digna.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) aconseja utilizar el ahorro formal en instituciones autorizadas, si requieres conocer qué organismos están acreditados infórmate en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Recuerda que antes de invertir debes consultar a un especialista que pueda darte el mejor sistema de acuerdo a tu perfil y a tus objetivos. Al respecto, José Antonio Ezquerra plantea que “vale la pena gastar, pero lo más importante es ahorrar”.

Fuente: Revista Entrepreneur

¿Quieres mejorar tu habilidad para comunicarte? Deja de decir estas 24 palabras

Por cientos de años, nuestras herramientas más poderosas para cambiar el mundo y lo que nos rodea han sido las palabras. Eso sigue siendo una realidad actualmente.

Desde los diálogos que escuchas en la TV, los comentarios que escuchas en podcasts hasta los posts en redes sociales que lees diariamente, nuestras palabras nos guían en todo momento. Es la razón por la que las campañas políticas emplean tanto tiempo creando mensajes, por lo que las compañías emplean tanto tiempo en publicidad y la razón por la que trabajo como editor. Porque las palabras son poderosas y le dan forma a nuestro mundo.

Sabiendo esto, es importante que seleccionemos palabras fuertes que nos ayuden a alcanzar nuestros objetivos, pero la mayoría de nosotros nos auto saboteamos con nuestra elección de palabras. Aunque estés menospreciándote inconscientemente, o tu tiempo o a tus compañeros, hay cambios pequeños que puedes hacer para comunicarte mejor.

Aquí hay 24 palabras que, o deberías dejar de usar de una vez por todas, o deberías usarlas con menor frecuencia, con explicaciones a por qué hay que sacarlas del vocabulario y con qué palabras reemplazarlas. ¿Cuántas de éstas utilizas todos los días?

Las 24 palabras que necesitas dejar de decir para mejorar tu comunicación

1. “De hecho…” No seas esa persona que corrige a todos en la oficina. Por supuesto que todo el mundo comete errores, y en tu trabajo habrá ocasiones en las que tengas que limpiar el desorden de los demás. Pero cuando corrijas a alguien hazlo con gracia, no les restriegues en la cara un: “De hecho, es todo lo contrario…”

2. Pero. Uno de los problemas con la palabra “pero” es que hace que la formulación de tu oración sea sumamente obvia y suele hacer que la gente se olvide de lo que dijiste antes. Por ejemplo, cuando dices “Me gusta como hiciste esto pero…” la gente sólo esperará escuchar lo que no te gustó, en lugar de fijarse en la parte que sí te gustó. Si conectas ambas ideas con la palabra “y”, o expresándolas en 2 frases separadas, asegurarás que la gente escuche todo lo que quieres decir.

3. Asumo. Una de las claves para la cultura laboral es sentirte respetado, escuchado y visto. Si dices que estás asumiendo algo lo que realmente estás admitiendo es que no te tomaste ni 5 segundos para escuchar a los demás. Ésta es una batalla muy fácil de ganar, y tus compañeros no sólo agradecerán que los escuches, sino que terminarás aprendiendo muchas cosas en el camino.

4. Disruptivo (o cualquier variable de la palabra). Este término ha sido tan utilizado por las startups y las compañías de tecnología que ha perdido todo su significado. A este punto, todo el mundo es disruptivo y tiene una compañía disruptiva, lo que hace que nadie sea disruptivo realmente.

5. Wey. Olvídate de esta palabra cuando te gradúes de la Universidad. Decir “wey” en la oficina te hará sonar más joven e inmaduro de lo que realmente eres, o todo lo contrario, te hará parecer “chavo ruco” medio desubicado, algo como Steve Buscemi intentando interpretar a un niño en 30 Rock. Si no te sabes el nombre de todos en la oficina, intenta aprendértelos. A la gente le gusta ser vista, y el hecho de recordar sus nombres es parte de eso.

6. Culpa. Si estás hablando de buscar culpables, estás perdiendo… a tus compañeros no les importa de quién haya sido la culpa, lo único que quieren es que las cosas funcionen. Así que, si te equivocase en algo, encuentra la manera de resolverlo. Si alguien más cometió un error, no les pongas el pie, probablemente tengas que seguir trabajando con ellos.

7. Bueno. “Bueno” o “bien” son de esas palabras que parecen venir con un gesto de fastidio. De nuevo, se trata de inyectarle posibilidad y productividad al espacio laboral, no de permitirte ser negativo porque es más fácil.

8. Chingada (o sus derivados). Algunas oficinas tienen una política mucho más relajada en el tema de groserías, pero por lo menos asegúrate de saber cómo reaccionarán tus compañeros a ese tipo de palabras. E incluso así, intenta usarlas lo menos posible y de expresar tus ideas o emociones de manera mucho más clara.

9. Chavos. Soy culpable de ésta, pero hay un par de razones por las que deberíamos dejar de usar la palabra “chavos”. Primero, porque suele estar equivocada (resulta que también hay mujeres en las oficinas). Segundo, porque es sumamente informal. Y por último, porque es muy fácil reemplazarla por un “Escuchen todos” y hacer que todos sean felices.

10. Honestamente. Si tienes que decir “honestamente” antes de expresar un punto de vista, estás haciendo algo mal. Si siempre dices lo que piensas no tendrás que aclarar cuándo estás siendo honesto y cuando no.

11. Eso. Esto puede sorprenderte, pero solemos usar demasiados pronombres que pueden enturbiar nuestras oraciones. Por ejemplo, probablemente hayas recibido toneladas de correos en los que dice: “Le pedí a Sara y a Jessica que trabajaran en eso, pero creo que ya lo hicieron”. Y luego tienes que pasarte los siguientes cinco minutos revisando los correos anteriores para entender qué es “eso”.

12. Solo. “Solo” es una de esas palabras destinadas a minimizar lo que estás diciendo. Por ejemplo, si “sólo estás pensando” o diciéndolo a alguien que “sólo le tomará un minuto”. No hay necesidad de minimizar las cosas, tus necesidades son importantes, igual que el tiempo de todos los demás.

13. OK. Cuando recibes un mensaje que sólo dice OK (o K’ si de plano vas a abreviar en exceso), sabes con absoluta certeza que la persona en el otro lado de la línea está furiosa contigo, o por lo menos molesta por algo. Así que, cuando alguien en el trabajo te pide algo y tú únicamente respondes con OK estás enviando vibras negativas. Incluso peor, estás enviando vibras negativas y poco productivas. OK no ayuda a resolver nada.

14. Medio. “Medio” no significa nada y sólo sirve para debilitar tu punto de vista. Si sólo “medio” hiciste algo o “medio” pensaste algo, definitivamente no lo hiciste. La mayoría de los jefes aprecian la firmeza, ayuda a cultivar la confianza entre tus compañeros.

15. Tipo. Todos usamos palabras de relleno. Algunos dicen “mmm”, otros “tipo”, pero cualquiera que sea tu muletilla, entrénate para no usarla y hablar de manera más concisa. La gente lo apreciará.

16. Jaja. Una cosa es escribir “jaja” y otra muy diferente es decirlo como si estuvieras doblando una película. Esto no sólo es molesto para los Baby Boomers, de hecho, una encuesta que hicieron a más de 1000 personas, los millennials también lo odian. Así que no hay razón para decir “jaja” cuando puedes reírte realmente, con el sonido natural que eso conlleva.

17. Necesito. Cuando estás negociando algo que quieres, no le digas a la gente que lo necesitas. Mejor demuestra por qué a la otra parte le conviene dártelo. Por ejemplo, si quieres un aumento, habla sobre tus logros y no sobre lo mucho que tienes que pagar de renta.

18. Nop. Está bien decir que “no” a algo, pero no hay razón alguna para ser informal con esa palabra. Tal vez no suene tan bonito en tu cabeza, pero a nadie le gusta escuchar la palabra “nop”, sobre todo cuando te están pidiendo ayuda.

19. Personalmente. Hay una razón por la que las personas siempre dicen “no es personal” cuando están hablando de negocios. Mientras trabajes para una empresa grande, tu opinión personal sobre cualquier asunto es tan importante como tu experiencia. Cuando hablas, quieres que la gente sepa que quieres lo mejor para todos los involucrados.

20. Sexo. Tus compañeros no quieren saber qué hiciste el fin de semana y ten por seguro que no quieren escucharte decir lo sexy que se ven el día de hoy. Si estás en el trabajo, lo mejor es ser profesional.

21. Deberías. O estás hablando de algo que tú deberías haber hecho, o le estás diciendo a tus compañeros lo que deberían hacer. Ninguna de esas opciones te va a hacer ganar amigos.

22. Intenta. Una pequeña marioneta verde dijo alguna vez: “Haz o no hagas. No hay intentos”. Yoda vivía bajo ese mantra, y tú también deberías. Si sabes que no tendrás tiempo para hacer algo, se vale decir que no, de hecho es algo bueno. Pero decir que lo vas a intentar suena a que no estás dispuesto a completar la tarea.

23. No es justo. Todos sabemos que la vida no es justa, y por lo general, la única razón por la que usamos la frase “no es justo” es para quejarnos de algo. Pero quejarte rara vez sirve para algo, así que es mucho más productivo aceptar las cosas o explicar claramente por qué mereces algo mejor.

24. Lo que sea. Nadie quiere escuchar “lo que sea”, te hace sonar grosero y rudo. Incluso cuando estás tratando de ser conciliador “lo que sea que funcione mejor para ti”, el “lo que sea” puede ser contraproducente. Lo más probable es que sí tengas una preferencia y está bien darle valor a tu propio tiempo.

Fuente: Revista Entrepreneur

Éstas son las 5 Afore con mayor plusvalía

El secreto de plusvalías de los planes de pensiones de las Afores de ProfuturoSura, PensionISSSTE, Coppel y XXI Banorte durante el 2017 fue la diversificación de sus carteras de inversión en renta variable internacional y en tasa real nacional (Udibonos); así como en instrumentos derivados.

Las cinco administradoras de fondos para el retiro (Afore) con mayores plusvalías el año pasado tienen en su mayoría instrumentos gubernamentales.Sin embargo, la composición de sus carteras a una diversificación en mercados internacionales y en tasas reales en México fue la constante de estas Afore para registrar las mejores plusvalías el año pasado.

La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) publicó este lunes el primer reporte de: “La inversión de las Afores con lupa” y, que se dará a conocer cada año, con el objetivo de fortalecer la transparencia del sistema de pensiones y estimular mayor competencia entre las Afore.

Con el reto demográfico al que se enfrenta México, la preocupación por la jubilación va en aumento. Así que la autoridad quiere transparentar e incentivar la competencia en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR).

Tan solo Afore Profuturo, quien registró la mayor plusvalía en el 2017 de 10.20 por ciento y tiene activos por 439 mil 51 millones de pesos, destacó la contribución de los instrumentos de renta variable extranjera y los instrumentos a tasa real gubernamental (Udibonos), los cuales se beneficiaron por el buen comportamiento de las bolsas internacionales, el desempeño del tipo de cambio, y por el comportamiento de la inflación en México.

Al cierre de 2017, la inversión en renta variable internacional de Profuturo representa el 21.6 por ciento, la más alta participación del sistema. Tiene inversiones a través de 30 vehículos (ETF ́s), y respecto de su posición de instrumentos derivados, tiene exposición a tres índices internacionales.

Destaca la concentración del 37 por ciento en EU, seguido por Europa con un 35 por ciento y China con el 6.0 por ciento, el resto se encuentra diversificado en varios países como Japón, Canadá, Corea, Italia, Alemania, entre otros.

En tanto, Afore Sura, aumentó su posición en renta variable internacional cerrando el año con un nivel de 15.6 por ciento del total de la cartera, 1.12 por ciento mayor respecto al cierre de 2016.

Sura tiene inversiones en diversas regiones del mundo, destacando su participación en China (26 por ciento); Corea (22 por ciento) y Japón (13 por ciento).

Respecto al año previo Sura disminuyó sus inversiones en Estados Unidos e incrementó su posición en vehículos cuyos subyacentes provienen de países asiáticos.

De manera adicional, en marzo de 2017, realizó la apertura de dos mandatos de inversión globales de equity de empresas de alta y media capitalización.

Por su parte, PensionISSSTE (plusvalía de 9.27 por ciento) tiene una cartera con una concentración en instrumentos gubernamentales de 55.4 por ciento; no obstante, en el 2017 ha sido consistente al reducir su participación en este tipo de instrumentos, principalmente en Bonos M.

En términos relativos, su tenencia en instrumentos de renta variable aumentó considerablemente, pasando de 5.9 por ciento de la cartera a un nivel de 11.1 por ciento, la misma tendencia se observa con Fibras (1.17 por ciento) y deuda internacional (0.89 por ciento).

PensionISSSTE mantiene inversiones con el 7.0 por ciento de su cartera en instrumentos estructurados, mayor a la del Sistema de 4.9 por ciento.

Las plusvalías registradas por Coppel en 2017, de 9.09 por ciento, se explicaron por la atribución al rendimiento obtenida por instrumentos con tasa real gubernamental, así como por los instrumentos de renta variable y privados nacionales, en contraste, las clases de activo que presentaron un menor desempeño fueron los instrumentos estructurados y los Fibras.

En las plusvalías acumuladas durante 2017, como porcentaje de los activos, XXI Banorte se colocó por encima de la mediana del Sistema con un nivel de 9.07 por ciento. Por otro lado los flujos operativos recibidos fueron los terceros más altos del Sistema en términos nominales con un total de 27 mil 657 millones de pesos.

Las clases de activos que más contribuyeron al buen desempeño en el año de las carteras de Afore XXI Banorte fueron los instrumentos a tasa real gubernamental, mandatos, así como las inversiones en renta variable extranjera.

Fuente: Periódico El Financiero

Evita caer en fraudes inmobiliarios con esta guía básica

Hoy en día hay que estar muy atentos para contrarrestar los fraudes inmobiliarios, ya que existen personas que se dedican a estafar a aquellos interesados en comprar o vender un inmueble. De distintas maneras, esta gente termina por quedarse con tu dinero y, posteriormente, desaparecer.

Por eso es importante contar con información por si estás pensando en vender tu casa o te estás animando para sacar tu crédito. Con esta guía básica, podrás conocer los precios de la zona que te interese y evitar caer en fraudes.

Para obtener datos útiles y veraces, consulta la sección de ‘Valores’ que ofrece este portal especializado en inmuebles, donde encontrarás precios por zona, además de características de los inmuebles de todo el país. Esto te ayudará a llegar más preparado a la transacción que desees.

1. Te ayuda a organizar tus presupuestos

Valores ofrece precios por zona y la posibilidad de comparar zonas y colonias vecinas, lo cual ayuda a los usuarios antes de tomar una decisión. Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com, aseguró que estas herramientas pueden servir como apoyo en la planeación de los presupuestos.

“Estos instrumentos cuantitativos permiten hacer estimaciones para evaluar los activos residenciales desde el punto de vista de las finanzas personales y del hogar”, explica el experto.

Se trata de información que se actualiza periódicamente y ofrece además análisis de propiedades prototipo, de las amenidades, precios y metraje de una zona. También se analizan calles o lugares cercanos a las de las búsquedas de los usuarios.

2. Le da seguridad a tu transacción

“Valores ofrece un parámetro, y con eso el usuario puede comparar el precio del anuncio en alguna propiedad o zona. Y sobre todo ahora con el tema de fraudes que se cometen puede ser una herramienta de seguridad: validar si el valor del precio por metro cuadrado está acorde al del anuncio”, explicó Mónica Aranda, Gerente de Atención a Usuarios del portal inmobiliario.

“Estas herramientas aportan mayor certidumbre a los derechos de propiedad”, dijo por su parte Leonardo González.

3. Te ayuda a conocer el mercado

Además, con esta información los desarrolladores pueden acelerar sus ritmos de ventas, gracias a un inventario de datos y una mejor cultura de información.

“También se aporta mayor certeza a los planes de finanzas corporativas de los nuevos desarrollos, con lo cual los tiempos de negociación son más cortos, tal que los precios de cierre son a su vez más justos”, dijo González.

“Si tú sabes cuánto cuesta una propiedad, te da un margen para comparar las zonas que te interesan, por ejemplo, si te gusta la Condesa sabes que no vas a encontrar rentas de menos de 18 mil y eso te da una idea”, aseguró Aranda.

Valores es un estimado de acuerdo con la oferta que está publicada en el portal, lo cual aporta un cálculo de la situación del mercado.

Fuente: Periódico El Financiero

Palabras que usas todos los días y que te llevan al fracaso

Vamos a hacer una revisión de las palabras y frases que no deben formar parte de tu vocabulario diario si quieres triunfar en los negocios y causar un buen impacto en quienes te rodean.

Sustituye “pero” por “y”

De acuerdo con el libro The Achievement Habit del profesor Bernand Roth, pero es una de las palabras que las personas más dicen y que tendrían que ser eliminadas de nuestras conversaciones.

Lo anterior, según señala, es porque creas un conflicto que en realidad no existe, en otras palabras, es posible hacer las dos acciones, sin limitarte. La sugerencia que ofrece es sustituir “pero” por “y” de esta forma el enunciado quedaría “quiero ir al cine y trabajar”.

Trasladándolo al plano empresarial, pero es la antesala de un punto con el cual no estás totalmente satisfecho, “Felicidades por incrementar las ventas, pero…”, “me gusta esa propuesta, pero…”

Cambia el “tengo” que por el “quiero”

Otra de las palabras del profesor Roth es el tengo. Aun cuando sea un acto no placentero, son cosas que en realidad has escogido hacer y tomes conciencia. Al hacer el cambio de quiero por tengo también eliminas un problema, pues ves las cosas como realmente son.

“No se puede”

Más que una palabra es una frase que te predispone al fracaso. Es alimentar el miedo y la incertidumbre. Si vas a hacer las cosas pensando que “no se puede” es mejor no esforzarse en ello, y no intentarlo.

Debes acordarte de que en la vida no hay imposibles, solo cosas que cuestan un poco más de trabajo hacer, pero que al final del día, cuando se logran la satisfacción es mayúscula.

“No es mi culpa”

Señalar que algo que ha salido mal no es tu culpa es uno de los grandes errores que puedes cometer y una de las frases que debes eliminar de tu vocabulario y menos cuando eres el jefe o el líder de un equipo.

Si algo ha salido mal, el mejor aprendizaje que puedes obtener de ahí es aprender de tus errores y tomar parte de la responsabilidad que te corresponde por el fallo.

“Fue pura suerte”

Ha sido suerte, he tenido suerte, ha sido cuestión de suerte son frases muy similares y que conllevan a lo mismo: la suerte es un hecho dado al azar. Cuando le atribuyes un buen resultado a la suerte estás menospreciando y dejando de lado la preparación de la persona, de la empresa, del desarrollo del producto o del servicio o del trabajo previo hecho.

Hay quienes dicen que la suerte no existe y solo es el resultado de nuestras acciones.

Fuente: Entrepreneur

¿Qué es la propiedad intelectual y cómo registrarla?

Un paso imperdible y sobre el cuál tienes que conocer al momento de emprender, es el registro de propiedad intelectual de tu emprendimiento para así, evitar cualquier situación de plagio y pleitos legales costos. Se trata de un registro es básico para proteger tu idea y tu creación.

¿Pero qué es la propiedad intelectual? De acuerdo con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), se “relaciona con las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizados en el comercio”.

La Propiedad Intelectual se divide en derechos de autor y la propiedad industrial, con sus respectivos tratados internacionales. La primera se refiere a obras artísticas y audiovisuales. La segunda con las patentes y demás actividades industriales.

Una vez que tienes constituida una empresa, es el paso obligado a hacer. Y no solo por un asunto legal, existen otras ventajas. Por ejemplo, si a un inversionista le garantizas que eres el poseedor legal de tu emprendimiento, sumará puntos para que puedas captar su atención, además de que, para los expertos, debes verlo como una inversión que te dará la posibilidad de crecer y permanecer en el mercado.

Y ¿Cómo registrar la propiedad intelectual? En México deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Una vez que tienes idea de la empresa que quieres registrar, debes dirigirte al Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) a quienes pedirás tu solicitud de patente y entregarás a ellos mismos.
  2. Se deben agregar los documentos que expliquen de manera detallada la creación de tu patente, los elementos físicos o químicos que la componen, los detalles de su funcionamiento y cualquier característica particular que es indispensable en su creación, desarrollo o uso.
  3. También deben ser incluidos todos los dibujos, esquemas y descripciones que se tengan de manera independiente.
  4. Esperar seis meses hasta que se conozca el resultado del estudio realizado por el IMP y saber si te otorga la licencia, la cual contendrá todos los derechos y obligaciones que debe cubrir el creador o inventor.

Proceso a seguir con patentes que ya han iniciado el mismo proceso en otro país

Si la patente ya ha sido solicitada en otro país es necesario darlo a conocer a través de la solicitud de patente desde el primer momento, siguiendo los siguientes pasos:

  1. Señalar el país y la fecha en que se hizo la primera solicitud de patente.
  2. La solicitud de patente en México no debe exigir más derechos de los que se establecen en el primer país donde se solicitó la patente.
  3. Las solicitudes de patente en México que reclamen ciertos derechos extra deben esperar a ser consideradas, aunque no se les dará prioridad sobre ningún otro proceso.
  4. Se tienen tres meses para cumplir con todos los requisitos solicitados en los Tratados Internacionales, la Ley de Propiedad Intelectual de México y cualquier otra que sea aplicable al caso en concreto. Los tres meses comienzan a correr a partir del momento en que se presente la solicitud.

Proteger la Propiedad Intelectual en México es sencillo, sin embargo, existe una gran cantidad de personas que no desean esperar demasiado tiempo y deciden omitir este paso. Con esa omisión lo único que se consigue es permitir que surja un gran número de copias contra las cuales no se pueda hacer absolutamente nada.

Fuente: Entrepreneur

¿Qué pasa si no realizas tu declaración anual?

La declaración anual del ejercicio fiscal 2017 debe realizarse durante el mes de abril, pero aún existe desconocimiento con relación a si los contribuyentes no la efectúan correctamente, ya que podría derivar en multas mayores a 34 mil pesos, aseveró el experto en finanzas Marco García.

A través de un comunicado, el vocero de la plataforma digital de contabilidad Enconta, explicó que uno de los errores más recurrentes ocurre cuando las personas asumen que no les corresponde presentar su declaración porque son asalariados y esa suposición no es del todo correcta.

El especialista detalló que los que tributen bajo este régimen, pero finalizaron su relación laboral antes del 31 de diciembre, obtuvieron ingresos por dos patrones de manera simultánea, recibieron ingresos acumulables además del salario; percibieron su pago por un empleador no obligado a realizar las retenciones, o bien, adquirieron algún tipo de indemnización laboral, están obligados a hacerlo.

Marco García señaló que para quienes no es forzosa la declaración, la autoridad hace la invitación para que la realicen en cualquier momento del año si desean deducir impuestos y, en caso de aplicar, obtener su saldo a favor. El resto de las personas físicas que se encuentren en algún otro régimen, deberán efectuar el proceso antes de que finalice el mes.

Tanto los usuarios con actividad empresarial como los que reciben honorarios, entre otros, deben contar con sus declaraciones mensuales al día, para facilitar la captura de información en la plataforma del SAT. Ya que, aunque la autoridad siempre busca nuevas formas de facilitar y automatizar los procedimientos, es necesario estar actualizados y llevar un control de nuestra situación fiscal”, comentó el experto.

El especialista apuntó que además del RFC y la contraseña o e.firma para entrar a la aplicación DeclaraSAT 2017, quienes emitieron facturas electrónicas tanto relacionadas a su actividad laboral, como las que corresponden con sus deducciones personales, deben contar con estos documentos para poderlos capturar en el sistema, en caso de que la declaración prellenada no cuente aún con dicha información.

El representante de Enconta destacó que dependiendo del régimen, cambiará el tipo de obligaciones a las que se compromete el contribuyente, así como los datos que deben integrar en su declaración.

Lo que debes saber sobre las multas :

El experto advirtió que el incumplimiento en la presentación de la declaración podría generar alguna penalización para el contribuyente, entre las que se encuentran:

1. De 1 mil 400 a 17 mil 370 pesos por cada una de las obligaciones no declaradas de manera espontánea dentro del plazo correspondiente.

2. De 1 mil 400 a 34 mil 730 pesos por cada obligación al presentar una declaración, solicitud, aviso o constancia, fuera del plazo señalado en el requerimiento o por incumplimiento de dicho requerimiento.

3. De 14 mil 230 a 28 mil 490 pesos por no presentar las declaraciones por internet estando obligado a ello, presentarlas fuera del plazo o no cumplir con los requerimientos de las autoridades fiscales para hacerlo o cumplirlos fuera del tiempo señalado.

Marco García indicó que estas multas son acumulables, por lo que recomendó no dejar el trámite para los últimos días del mes, ya que en caso de que surja alguna duda, aún se tendrá la oportunidad de resolverla al contactar con el personal correspondiente.

Fuente: Periódico El Financiero

¿No trabajaste todo el 2017? Tendrás trabas en tu declaración anual

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) está rechazando las declaraciones anuales presentadas por los asalariados que no trabajaron todo el año, al presumir que el contribuyente “esconde” los ingresos.

Para que proceda la declaración, el SAT pide a los asalariados que prueben que no recibieron ingresos en los meses no trabajados mediante un estado de cuenta bancario, lo que para la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) es un acto ilegal, pues el contribuyente no está obligado a llevar ese tipo de contabilidad.

Por esa razón, Edson Uribe, subprocurador general de la Prodecon, adelantó a El Financiero que esta semana emitirán una recomendación pública al SAT para que acepte los comprobantes de los asalariados de los meses laborados durante 2017, aunque sólo sea el de un mes.

En los casos en que el asalariado reporte periodos menores a 12 meses, se pide al SAT que no obligue al contribuyente a demostrar que no percibió salarios en dichos meses.

“Es decir, la recomendación sería que si un asalariado te reporta salario únicamente por una parte del año, la que sea, tiene que tomarle por buena esa información del sistema y hacerle su devolución con esos gastos que tiene, aunque sea una porción del año”, indicó Uribe.

“No estamos de acuerdo en que el SAT al presumir que el asalariado tuvo que haber trabajado todo el año, le pida comprobar que no recibió salarios durante los meses que no se están reportando”, agregó el subprocurador.

En opinión del SAT, un asalariado tuvo que haber trabajado prácticamente los 12 meses con un solo patrón. En esos casos no está habiendo problemas y se les calcula su saldo a favor y es muy probable que lo reciban en cinco días.

“El contribuyente goza de la presunción de buena fe, conforme la Ley General de los Derechos del Contribuyente y el SAT no le puede pedir al asalariado los estados de cuenta para demostrar que no recibió ese salario porque el asalariado no tiene la obligación de llevar contabilidad y el estado de cuenta es un elemento de la contabilidad”, dijo Uribe.

Asimismo, la Prodecon consiguió que no se les requiera comprobación alguna a los asalariados que presenten sus 12 recibos aunque sea de patrones distintos, afirmó el subprocurador.

Fuente: Periódico El Financiero